Milo Locket Bar

0

El recientemente inaugurado Milo Lockett Bar exhibe una perfecta combinación de arte, gastronomía y música.

Una constante de los bares y restaurantes es la diferenciación. En el barrio de Palermo, en particular, tal vez esa necesidad se acentúa por la gran cantidad de propuestas. Cada local busca sorprender, cautivar, convocar a un tipo de público y, finalmente, intentar posicionarse como único. Eso es justamente lo que logra, y con creces, el flamante Milo Lockett Bar, que abrió sus puertas hace apenas algo más de dos meses.

Ávidos por descubrirlo y vivir esta experiencia que se disfruta con todos los sentidos, nos dirigimos al local de 350 m2 que, a pesar de su gran tamaño, ofrece un clima intimista y amigable. Como se suele decir: la primera impresión es la que cuenta y en este caso, ser recibido por la impronta del artista en mesas, puertas, paredes, cartas, posavasos y hasta en la pantalla ubicada sobre la barra central, lejos de redundar, invita a ser observada y es el preludio de un encuentro inolvidable con el arte, la música y la gastronomía. Y esto no es casual, sino algo que se evidencia calculado al extremo en el desarrollo de Guillermo Fernández Christe, responsable del proyecto Milo Lockett Bar.

A manera de lienzo, el lugar logra conjugar todo de manera perfecta. El colorido y la frescura de las obras de Milo se reproduce en la variada carta de tragos diseñada por el reconocido bartender Ale Caia, como así también en el menú a cargo de José Tizado, quien fuera durante más de 14 años Chef Ejecutivo del Hilton.

milo 
Así es posible degustar desde un clásico “Mojito” hasta un “Apóstoles in love” (debemos reconocer que ya somos fanáticos del primer gin argentino hecho a base de yerba mate y no a partir de bayas de enebro como los demás) o un “Milo Goose” que nos tentó desde el nombre y no defraudó en absoluto con su combinación de Gancia, Grey Goose de naranja, maracuyá y menta.

La carta de platos es amplísima y para todos los gustos y magnitudes de hambre, dado que ofrece appetizers entre los que se incluyen las picadas; ensaladas que, como el resto, sorprenden con el toque gourmet; increíbles hamburguesas que van desde la vegana hasta la de carne de vaca, cordero, jabalí o, incluso, ciervo. Y todavía hay más: platos con pesca del día, langostinos, pulpo, mollejas y por supuesto, menú infantil y meriendas (el bar está abierto desde el mediodía) que incluyen la exquisita línea de Tealosophy, de la experta en Tés, Inés Berton. Por supuesto, irse del Milo Lockett Bar sin degustar algún postre puede ser una buena excusa para volver, pero no la recomendamos: hay que probarlos a todos! El Lemon pie (nada que ver con el clásico) o el “Tres leches” son propuestas de esas que llegan ahí donde las papilas gustativas transforman un sabor en inolvidable.

milo3 

Visitar el Milo Lockett Bar es entrar a un mundo de arte que, como tal, cuenta con un espacio dedicado al merchandising y las obras del artista. De esta forma, uno tiene la posibilidad de retirarse del lugar con algo físico además del placer de haber disfrutado del encuentro de sabores y un momento especial en este espacio único que refleja, en cierta forma, ese espíritu altruista que distingue a Milo.

Costa Rica 5560, Palermo. Tel.: 4775-5609

Please follow and like us:
Share.

About Author

Leave A Reply

Suscribite!