Islas Caimán, paraíso fiscal o simplemente paraíso.

0

Avistadas por error por Cristobal Colón, descubrir hoy estas tres pequeñas islas ubicadas a tan sólo una hora de Miami resulta un verdadero acierto.

Difícilmente alguien no haya escuchado hablar alguna vez de las Islas Caimán. Paraíso fiscal y parada de muchos de los cruceros que navegan las turquesas aguas caribeñas, este destino concentra en poca superficie propuestas de esas que merecen descubrirse, vivir y disfrutar.

Conformado por tres islas: Grand Cayman, la más grande de todas, Cayman Brac y Little Cayman, este archipiélago hace gala fundamentalmente de tres grandes atractivos (obviamente, no son los únicos): buceo/playas, gastronomía y compras, un mix ideal para disfrutar tanto en familia, pareja o con amigos siempre y cuando se entienda que el destino es relajado y no hay lugar para el descontrol.

Playas, barcos hundidos y una ciudad submarina

Para empezar a hablar de este paraíso de arenas blancas y aguas cristalinas, es preciso apuntar que en Grand Cayman se encuentra la famosa Seven Mile Beach, una playa de unos 10 kilómetros de extensión que concentra los principales resorts y restaurantes internacionales.

Claro, si la idea es tener la sensación de que prácticamente uno está en una playa privada, Cayman Brac y fundamentalmente, Little Cayman, son las opciones adecuadas. Allí el contacto con la naturaleza en su estado puro, son realmente plenas. Es importante destacar que la conexión entre las islas es únicamente por vía aérea (30 minutos desde Grand Cayman y nada más que 15 entre las otras) y que en una estadía larga, vale la pena alojarse en las islas pequeñas aunque más no sea una noche.

Las Islas Caimán exhiben su belleza desde la superficie, aunque también tienen su despliegue debajo del agua. Vale recordar que Islas Caimán fue uno de los destinos caribeños pioneros en lo que respecta a la práctica de buceo recreativo. En la actualidad hay más de 40 operadores dedicados a la actividad y al snorkel, y el alto grado de profesionalismo así como de servicio son destacables.

Solamente en Grand Cayman hay 240 áreas de buceo que se caracterizan por la presencia de arrecifes de coral poblados de tortugas, peces, estrellas de mar y más. Durante una inmersión en Islas Caimán es posible descubrir no sólo una vasta fauna marina, sino también naufragios de distintas embarcaciones y conocer un poco más acerca de los piratas que habitaron estos parajes en la antigüedad o historias de navegantes más actuales.

Para dar tan sólo dos ejemplos: la famosa fragata rusa #356 (renombrada M/V Captain Keith Tibbetts) exhibe sus imponentes 330 pies con ametralladoras, cañones y lanzamisiles en las aguas de Cayman Brac. Y frente a la Seven Mile Beach, el antiguo buque de rescate submarino Kittiwake fue hundido para crear un nuevo arrecife, ofreciendo la posibilidad de explorar las cinco cubiertas del barco y descubrir la gran vida marina que se adueñó de su interior.

Las oportunidades de buceo en Little Cayman incluyen su sitio más famoso, Bloody Bay Wall, considerado uno de los mejores lugares de buceo del Caribe. A una corta distancia de la orilla, la pared de esponjas y corales comienza a aparecer a solo 18 pies de la superficie y se sumerge a más de 1.000 pies de profundidad, ofreciendo un mundo submarino que incluye chimeneas, cañones y arcos de corales que permiten la entrada de los buceadores.

Para que no queden dudas de la garantía que ofrece el destino respecto del buceo, basta mencionar a la revista Scuba Diving. La misma destacó a Islas Caimán como el mejor destino para la fotografía subacuática por la variedad y belleza de sus arrecifes, que pueden impactar hasta a los buceadores más conocedores de la práctica.

Capital culinaria del Caribe

Con ese título se reconoce a las Islas Caimán y no exagera. Tanto es así que desde hace años se realiza allí el Cayman Cockout, un evento gastronómico que reúne a los chefs más famosos del mundo y expertos en vinos y bebidas. Pero más allá del evento en particular, las islas se han ganado buena fama a partir de sus platos gourmet y preparaciones que fusionan sabores locales con recetas e ingredientes de todos los rincones del mundo.

Grand Cayman concentra la mayor parte de las propuestas, a las que se puede acceder caminando, en auto (se maneja al estilo inglés: volante a la derecha) o incluso en transporte público, disponible en recorridos y frecuencia como para no perderse nada.

Por supuesto, tratándose de islas, los pescados son una de las estrellas del lugar. Blue Cilantro, ubicado en la zona costera de Grand Cayman, es una maravilla en este sentido. No se pueden dejar de probar platos como los ravioli de langosta y queso boursin, preparado con aceite de trufa y salsa de calabaza; o el Asian Aromatic Sea Food, que incluye una selección de langosta caribeña, camarones, almejas, mejillones y arroz, acompañado de un sabroso caldo de coco.

Cracked Conch es el lugar indicado para aquellos que se vanaglorian de tener un paladar exigente. Con una impactante terraza que permite disfrutar de una inolvidable vista al mar, el restaurante sorprende no sólo con una nutrida carta, sino también con una decoración y un clima intimista únicos. Degustar un menú de tres pasos allí, es una experiencia que se disfruta con todos los sentidos. Para tener en cuenta: aseguran que no hay turista que se resista al ceviche del lugar.

En el recorrido gastronómico no pueden faltar lugares como Morgan’s, Lobster Pot, Mizu y el característico Cayman Cabana. Este último, localizado en George Town, el centro de Grand Cayman, es un exclusivo restaurant conocido por su cocina caimanesa auténtica, que incluye la pesca fresca del día, exquisitas cervezas locales y cocktails tropicales.

Como es de imaginar, en las Islas Caimán es posible degustar etiquetas de vinos de todas partes del mundo, permitiendo encontrar el maridaje perfecto para cada plato. Italia, Francia, Nueva Zelanda, Estados Unidos, Austria, Sudáfrica, Argentina y otros países, se encuentran representados en la mayoría de las cartas de los restaurantes de este paraíso culinario caribeño.

Zona libre de impuestos

La realidad es que Islas Caimán es un excelente destino para descansar de las compras de Miami y relajarse en algún resort junto a la playa, fundamentalmente porque la cercanía con la ciudad norteamericana y el costo del aéreo así lo permiten. Pero la isla esconde, o mejor dicho exhibe, un atractivo aún mayor: su exención de impuestos.

En este sentido el área por excelencia es Camana Bay, donde se concentran las principales tiendas locales: boutiques exclusivas, joyerías, perfumerías, licorerías y tiendas de arte. Por supuesto, se pueden encontrar grandes marcas como Versace, Tiffany, Gucci, entre otras, con un importante de descuento. Claro, es clave no coincidir con el desembarco de los cruceristas, que suelen atestar calles y boutiques, afectando claramente el clima distendido del lugar. Recién cuando zarpan nuevamente los gigantes flotantes y sus hordas, George Town, la capital de Grand Cayman, recobra su tranquilidad y le devuelve al turista el placer de comprar.

www.caymanislands.ky

Please follow and like us:
Share.

About Author

Leave A Reply

Suscribite!