Sheraton Grand Rio Hotel & Resort

0

Junto al Cristo Redentor y al Pan de Azúcar, se podría decir que el Sheraton es otro de los íconos de la maravillosa ciudad de Rio de Janeiro. Instalado hace más de 40 años y totalmente renovado con una inversión de us$ 55 millones, el hotel ostenta hoy un nivel de sofisticación y calidad de servicios que, junto a las características propias del destino, le valieron el reconocimiento y la categorización “Grand”, dando lugar al Sheraton Grand Rio Hotel & Resort.

Lo cierto es que más allá de los títulos, el hotel ofrece una experiencia de alojamiento sin igual, donde la localización privilegiada, las increíbles vistas de Ipanema, Leblon y Vidigal, y el acceso directo a la paradisíaca “Prainha do Vidigal”, son apenas detalles de todo lo que significa una estadía en este Sheraton Grand.

El Sheraton Grand Rio Hotel & Resort dispone de 538 habitaciones con inmejorables vistas y todas las comodidades para garantizar el máximo confort. Pero si hay algo que realmente define la propuesta del hotel son los servicios. Porque hospedarse allí significa disponer de múltiples opciones de gastronomía, entretenimiento, relax y mucho más.

La gastronomía ocupa un lugar de privilegio, ya que cuenta varios restaurantes y un bar que ofrecen diferentes platos de la cocina francesa, italiana, a la parrilla y sándwiches.

Dry Martini: diseñado por Javier de las Muelas, el bar está ubicado al lado de la piscina del hotel y es referencia en coctelería y mixología creativa.

Bene: es el lugar ideal para una cena romántica o para reunir a la familia y los amigos con el fin de disfrutar de la auténtica cocina italiana y de la vista deslumbrante de la reservada “Prainha do Vidigal”.Con la firma del chef italiano Augusto Piras, es también famoso por el brunch de los domingos.

L’Etoile: se distingue por su atmósfera sofisticada, la vista a las playas de Ipanema y Leblon, y las delicias francesas del menú creado por el renombrado chef Jean-Paul Bondoux.

Casa de la Cachaça: funciona en una antigua casa de pescadores remodelada y ofrece especialidades brasileñas con vista panorámica al mar.

Casaarão: Steakhouse donde se puede degustar un almuerzo buffet de domingo a viernes, reservando los sábados para la clásica Feijoada brasileña.

Bar Lobby: el renovado Lobby Bar, situado en el 6º piso del hotel, tiene la atmósfera ideal para relajarse después de un día atareado y disfrutar de un buen trago, un menú variado y vistas privilegiadas.

El Sheraton Grand Rio Hotel & Resort cuenta además con tres piscinas climatizadas con borde rebosante overflow (incluida una para niños) y una espectacular vista para la playa, canchas de tenis, fútbol, básquet y, por supuesto, un Kids Club y personal capacitado para el entretenimiento de los más pequeños. Para aquellos huéspedes que privilegian el relax por sobre todas las cosas, el Sheraton dispone del espectacular Shine Spa. El lugar, de 390 m2 de superficie, cuenta con sauna seco y a vapor, área de relajación, duchas con cromo terapia, ducha sueca y boxes (individuales y para parejas) donde se ofrecen 15 tipos de masajes y terapias. Por supuesto, el relax y los tratamientos se acompañan con las vistas del Pan de Azúcar y las playas de Ipanema y Leblon.

El Sheraton Grand Rio Hotel & Resort ofrece también salas de reuniones y un centro de convenciones capaces de alojar grupos de 10 a 3.000 personas, lo que sumado a los atractivos de la ciudad de Rio lo convierte en una opción inmejorable para el turismo corporativo.

Please follow and like us:
Share.

About Author

Leave A Reply

Suscribite!