Ike Milano

0

Sábado 21 hs. es una cita. Pero no una cualquiera, es una cita con la gastronomía italiana. Y es que cuando el origen de la comida es español o italiano, como en este caso, uno lo siente distinto. Es como que se prepara de una forma especial, como si supiera de qué se está hablando. Y uno sabe. Y por eso también se vuelve más exigente, porque quiérase o no casi todos los argentinos hemos tenido la chance de saborear recetas de abuelas, tías, madres, cuando no de sus pares masculinos, originarios de Calabria, Sicilia, Toscana, Lombardía o alguna de las regiones de las que emigraron muchos de nuestros antepasados.

Con ese bagaje histórico llegamos nosotros al restaurante enclavado en Dardo Rocha al 2600, en Martínez, donde nos recibe una de las amables mozas del lugar y el “Buonasera” de Alberto Giordano, su dueño, flotando entre las mesas, contagiando familiaridad, cercanía y disponiendo voluntades para disfrutar de un momento gastronómico y social realmente ameno.

Y como si se tratara de un deja vú, la historia de Ike Milano habla también de inmigrantes. Porque fue justamente Alberto el que vino de Milán en 2013, con tan sólo 23 años e idéntica osadía y esperanza que sus antepasados. Y con recetas y conocimientos del oficio incorporados desde la infancia, en el restaurante familiar de Milán. Claro que la recetas tuvieron que aggiornarse un poco al gusto local, así como la impronta del restaurante, donde la cuidada ambientación juega entre la simplicidad y los aires modernos para que el comensal se sienta a gusto, relajado y se entregue al placer de la degustación.

Nos sentamos a la mesa y recibimos la primera grata sorpresa: la carta, donde los Antipasti, los Primi Piatti, Secondi Piatti y los Dolci son acompañados por separadores con fotos de grandes personalidades del cine italiano que también nos son familiares. Así Sophia Loren, Vittorio Gassman, Marcello Mastroianni, Claudia Cardinale y Anna Magnani engalanan el menú.

En ese ratito desde que llegamos, las mesas se ocupan por completo y nos damos cuenta de la importancia de acudir con reserva previa. También percibimos que muchos son clientes habituales porque conversan con los mozos y con el mismo Alberto, que está atento a todo. Incluso a los platos que nos van trayendo: la Capresse con Burrata con Peperonata della Nonna (Burrata clásica con tomate y morrón asado “de la abuela”), la Caponata Siciliana (Verdura agridulce típica de la Sicilia) o las Gamberi alla Mediterranea (Gambas salteadas con aceitunas negras). A esa altura ya casi estamos satisfechos, pero la expectativa es grande con el Medaglioni di Pasta Burro e Salvia (Pasta rellena con estofado de carne y hongos, servida con manteca y salvia) y más aún, con los recomendados Spaghetti Affumicati alla Portofino (Spaghetti casero de masa ahumada con langostinos, zucchinis y crema), una exclusividad que no tuve oportunidad de probar en otro lado. No había lugar para el postre, pero lo hicimos y valió la pena: la Torta di Mascarpone con Frutti del Bosco (compartida, por supuesto) se deshacía en la boca e invitaba a saborearla lentamente (tanto que ya no queríamos compartirla). Finalmente, ese “Dolci” nos dejó un sabor dulce, el del postre propiamente dicho y el de una velada tan placentera que la queremos volver vivir.

Tel: 4717-2993 · ikemilano.com.ar

Please follow and like us:
Share.

About Author

Comments are closed.

Suscribite!