Petersen Automotive Museum

0

El Petersen Automotive Museum se encuentra en Los Ángeles y fue fundado en el año 1994 por Robert E. Petersen, editor de revistas de automovilismo, y su esposa Margie. Desde entonces este espacio exhibe con pasión la historia del automovilismo para acercarla a un público de todas las edades.

En el año 2015, el edificio original fue completamente remodelado con una inversión de 90 millones de dólares. El encargado del nuevo diseño fue el estudio de arquitectura KPF (Kohn Pedersen Fox) que renovó los espacios interiores para alojar tanto las muestras fijas como las exhibiciones temporarias, entre las que se destacan “The Porsche Effect”(hasta enero 2019), “The route of Monsukuri” (Creatividad japonesa en la fabricación de autos – hasta abril 2019) o “Custom revolution”(dedicada a motocicletas – marzo 2019), porque la pasión no se acaba en los autos, sino que llega también a las motos y hasta a las bicicletas.

Pero eso no es todo, porque el estudio KPF trabajó en el exterior del edificio original, creando una fachada que logre transmitir el arte, la experiencia, la cultura y la herencia del automovilismo. Para ello, realizó un ensamble de cintas de acero inoxidable de más de 100 toneladas, ofreciendo una nueva “carrocería” al “chasis existente” que cautiva tanto de día como de noche, cuando el rojo pasión se acentúa.

La realidad es que la experiencia en los 3 pisos y las 22 salas (2.800 m2) del nuevo Petersen Automotive Museum es realmente memorable. En un marco sumamente elegante y cuidado, ofrece la posibilidad de interactuar con los vehículos y de entender todo lo que ha significado, y significa, el auto en nuestras vidas.

Espacios para la colección de vehículos del cine y la TV, como el DeLorean de “Volver al futuro”, el Batimóvil, el Thunderbird de “Thelma and Louise” o la Ferrari 308 de Magnum, hacen que el visitante se sorprenda de sala en sala. La asociación con Pixar Animation Studios ofrece a los más chicos el “Cars Mechanical Institute”, donde pueden aprender los secretos de la mecánica y, además, pintar y personalizar virtualmente su propio  “Cars”. Y el espacio dedicado a las energías alternativas, donde se destacan los vehículos que ya en 1920 buscaban otras formas de propulsión, hacen de la visita a este museo un stop necesario aún para el que no es fanático del automovilismo.

Please follow and like us:
Share.

About Author

Comments are closed.

Suscribite!