Fulgor, de Manuel Loureiro.

Fulgor, de Manuel Loureiro.

Manuel Loureiro sorprende con esta nueva y atrapante novela editada por Planeta.

No es casualidad que Manel Loureiro haya conseguido ser número uno en las listas de los libros más vendidos en Estados Unidos y Reino Unido. Si con El último pasajero se consolidó definitivamente como un autor de referencia para todos los lectores de intriga, terror y acción, con Fulgor a Manel Loureiro ya se lo considera un maestro del género. fulgorLoureiro, al que han llegado a calificar como el Stephen King español, es un escritor que transita con extraordinaria solvencia por el siempre complicado camino de este género literario cuyos resortes domina a la perfección. A través de una narración de ritmo trepidante y tremendamente cinematográfico, Loureiro presenta una historia hipnótica y fascinante a partir del eterno enfrentamiento entre el bien y el mal. “El bien, el mal... ¿Quién marca la diferencia? ¿Donde están las líneas rojas que no se pueden cruzar? ¿Quién decide lo que está permitido o no? ¿Dios? ¿El hombre? ¿Cada uno de nosotros? La historia de la humanidad es la historia de la jungla y los depredadores que están más arriba se alimentan de los que están más abajo”, se lee en Fulgor. El aura, un sello único y distintivo Manel Loureiro conduce al lector por la senda del misterio de la mano de su protagonista, Casandra Arlaz, una brillante psiquiatra treintañera que tras un terrible accidente entra en un estado de coma del que, contra todo pronóstico médico, consigue salir sin saber que en aquel preciso momento “acababa de abrir la puerta a algo muchísimo más aterrador que la muerte”. A partir de aquí la protagonista del Fulgor deberá convivir con la inquietante facultad de poder ver el aura - el fulgor - de quienes la rodean. “El aura es una mezcla del espíritu vital de una persona, de su estado anímico y de su energía. La fuerza que reside en su interior, por así decir”. Cada aura es como un sello único y distintivo, escribe Loureiro para quien “todos los seres vivos tienen una cantidad concreta de energía vital dentro de sí mismos”. Pero la posibilidad de conocer el aura de la gente es algo como comprobará Casandra en su propia piel, también muy peligroso. Muchas de esas auras son aún más oscuras que el negro, tienen una ausencia total y absoluta de color, y pertenecen a seres oscuros y aterradores, señores de una oscuridad vieja, densa, profunda y poderosa. En el epicentro de una terrorífica pesadilla kafkiana magistralmente trazada por Manel Loureiro, Casandra es víctima de una doble persecución, la de sus enemigos y la de la propia policía que la considera culpable de varias muertes. Pero pronto descubrirá que tiene en el Fulgor, como mecanismo de autodefensa, su único aliado. Aunque tal vez no sea el único.
SUSCRIBITE A NUESTRA NEWSLETTER!