Ushuaia y las maravillas del fin del mundo.

Ushuaia y las maravillas del fin del mundo.
Ushuaia es realmente maravillosa, su paleta de colores hace que cada rincón sea una musa para un pintor de finos y cuidados trazos, un cuadro final para ver y volver a ver durante todo el año, con amaneceres tardíos en invierno y ocasos que se hacen esperar en verano. Los aromas, paseos y la gastronomía convidan a experimentarla. Por Pablo Casabona El chofer me pasó a buscar con destino a Ezeiza a las 6:30 puntual. La típica primera pregunta para romper el hielo no tardó en hacerse voz: ¿a dónde viaja? Ante mi respuesta que iba a Ushuaia, la comunicación con el chofer se hizo aún mayor, se trataba de alguien realmente fanático del destino. Nadie es mister simpatía a esa hora pero me presté al diálogo y a las pocas cuadras, ya me estaba aconsejando lugares y experiencias extraídas de sus numerosos viajes a tierras australes, las que consideraba “su lugar”. Lo tomé como el preámbulo de lo que sería mi visita al fin del mundo. Llegué en invierno, pero me tocaron días diáfanos y en los cuales el frío no se hizo sentir demasiado, buen presagio para poder disfrutar aún más de los matices y colores que acompañaban lo cálido del sol con la brisa helada de esas latitudes que ya se hacía perceptible. En el camino al hotel pude seguir apreciando la solemnidad montañosa, esa que ya se hacía visible desde los 10 mil metros de altura del vuelo y que junto a la frondosidad de los mantos verdes y helados blancos, seguían reforzando las expectativas que tenía del lugar. El centro de esta ciudad, de 50 mil habitantes, posee pintorescos locales en la calle San Martín, la principal, donde abundan los productos regionales y se destacan muchos relacionados a la actividad invernal por excelencia: el esquí. Allí también se encuentra el puerto, con toda la magia de las típicas postales donde la gente va haciendo fila para sacarse la foto con el cartel que afirma estar en el fin del mundo y de fondo, las embarcaciones para pesca y salidas para excursión en catamarán. Las salidas embarcado son una actividad que se torna necesaria e imperdible si lo que se busca es disfrutar de maravillosos paisajes, donde se mezcla naturaleza, la historia y la pluralidad de estar rodeado de gente de todas partes que quiere ver de qué se trata esto de pasear por el fin del mundo. ushuaia2 Rayos y centollas La centolla es la reina de estas latitudes, se la puede ver en todos lados: desde las marquesinas de los restaurantes hasta en grandes peceras donde estos crustáceos aguardan por ser seleccionados por los comensales. Mejillones, ostiones y pulpos, junto a la excelencia de la merluza negra, hacen que aparte de la belleza natural, Ushuaia tenga sin lugar a dudas un abanico gastronómico de nivel internacional. En esta materia se destaca el restaurant Volver, comandado por Lino Adillon, un cocinero de esos que da gusto conocer por sus anécdotas y porque es un buscador incansable para mejorar día a día la elaboración de sus productos. Lino tiene en su carta variados platos que llegan a la mesa a la perfección, resultado de ser, como sugiere en su tarjeta personal, “Lic. en casi todo”. Lino es un personaje que sí o sí hay que ir a visitar. Actividades, paseos y excursiones Destino turístico si los hay, Ushuaia permite hacer excursiones de trekking, cabalgatas, mountain bike, pesca deportiva y espectaculares paseos, ya sea invierno o verano, por el canal de Beagle, donde se puede ver el famoso Faro Les Éclaireurs y disfrutar de un panorama general de la ciudad y de la región, además de obtener la información que proveen los guías: la historia local, sobre todo de navegantes y exploradores, el detalle de que el canal Beagle debe su nombre a la embarcación HMS Beagle que, en su segundo viaje de exploración y bajo el mando de Fitz Roy, trasladaba el naturalista Charles Darwin. Las leyendas de naufragios se mezclan con relatos de los lugareños, esta fue tierra de yámanas, selk’nam, haush y alakalufes. Las historias locales renombradas son las de presidiarios malvados: las más conocidas son la del Petiso Orejudo, la de Simón Radowitsky, otro de los que estuvo en el penal, y también la del preso político Ricardo Rojas. ushuaia4 El Presidio del fin del mundo es un lugar prácticamente obligado para ir, no sólo porque se encuentra a muy pocas cuadras del centro, sino porque fue el “imago mundi”, desde allí se contruyó Ushuaia. En 1902, durante la segunda presidencia de Julio Argentino Roca, se decidió la construcción de la carcel, la idea no contempló levantar un simple galpón con alambrada, o adecuar edificios abandonados y reciclados como barracas para presos; este presidio se erigió con pretensión de establecimiento modelo. Su construcción registró un hito histórico para la región y tan así lo fue que el funcionamiento de la cárcel en ese remoto lugar, por sí mismo pasó a la historia como la colonización penal de Tierra del Fuego. No sólo dio nuevas posibilidades y experiencias al quehacer penitenciario, sino que su funcionamiento benefició con un progreso impensado a esos parajes desolados y a la forma de vida de su escasa población. Los presos tenían la obligación de estudiar, trabajar y construir lo que fue luego el pueblo. Los penados trabajaron en la construcción de calles, puentes y edificios, además de la explotación de los bosques. En un principio se contempló que sea mixto, para luego pasar únicamente a ser de hombres. La promoción industrial se hizo sentir en los comienzos de los ´70, y fueron renovados los deseos a comienzos de los ´90 con el corolario de lograr ser catalogada Tierra del Fuego como provincia. Hoy quienes vienen a Ushuaia provienen de diversos lugares de la Argentina y hasta del exterior. Las historias se mezclan entre los aventureros en búsqueda de nuevos desafíos, muchos de ellos laborales, y los nacidos y criados en estas tierras. Una de las novedades que presenta la ciudad es un bar temático sobre la Antártida, el Ice Bar Ushuaia, al que se ingresa por un túnel ambientado donde el visitante se hace de una capa para abrigarse, guantes y crampones. Únicamente se puede permanecer en la cámara durante 20 minutos, ya que las temperaturas oscilan entre los 15 y 18 grados bajo cero. En las barras se pueden tomar bebidas bajo el sistema de canilla libre. La propuesta temática incluye una muestra fotográfica sobre las características geográficas y sobre la fauna de la Antártida. Otra de las novedades es la política de puertas abiertas de las fábricas del Grupo Newsan, que se pueden visitar con previa reserva en la Secretaría de Turismo, todos los jueves a las 10 de la mañana. Un imperdible en cuanto atracciones en estos lares es realizar un paseo en trineo tirado por perros, lo que se transforma en una aventura absolutamente inolvidable. En sus inicios como medio de transporte, creado por la necesidad de desplazarse con cierta rapidez a través de las vastas extensiones heladas, se fue transformando en un atractivo para los visitantes. El musher es el guía del trineo, quien gobierna un tiro de perros de origen nórdico, de razas como el Alaska Malamute, el Samoyedo o el Husky siberiano. Estos animales están dotados de una resistencia excepcional a las bajas temperaturas, poseen un instinto innato para arrastrar el trineo y realmente, tanto los que son paseados como los perros en sí, disfrutan mucho de la nieve, el correr y jugar dentro de un ambiente de naturales increíbles. ushuaia6 ¿Y si hacemos un muñeco? El Cerro Castor en esta época del año es el lugar donde todos se juntan. Fundamentalmente porque posee diversas pistas para la práctica de esquí para todas las edades y para todos los niveles: he visto desde niños de temprana edad hasta al equipo de competición de Rusia, todos conviven en el cerro para realizar prácticas del deporte de invierno por antonomasia. El cerro cuenta con modernos medios de elevación y una escuela de aprendizaje muy importante, con alumnos desde los 3 años de edad. La novedad de esta temporada está centrada en ofrecer a los turistas una pista de patinaje natural sobre hielo, rodeada de un paisaje privilegiado. Debo admitir que para ser mi primera experiencia sobre los esquíes, pude disfrutar al máximo de las novedades que hay en el sector para principiantes: por ejemplo, un túnel metálico sobre la Primer Magic Carpet de 24 metros. Según lo que me comentaban los especialistas, es el primer túnel de Sudamérica, y la utilidad es que en caso de nevada siempre estará operativa por estar cubierta y no permitir la acumulación de nieve para volver a tirarse y disfrutar, tal mi caso, haciendo los primeros movimientos dentro de las pistas. Ya en la base del cerro, con la satisfacción de haber cumplido con mi cuota de esquí, pude relajarme en InnoBar, un espacio donde se mezcla la experiencia tecnológica con la gastronomía, en un marco inobjetablemente mágico. ushuaia5 Disfrutar del cerro, es disfrutar del punto turístico más austral del planeta. Según los que saben, posee características que lo hacen único, ya que concentra la mejor calidad de nieve de Sudamérica. El viaje se hizo corto en tiempo, pero regresé cargado de imágenes, nuevos aires y la experiencia de haber realizado diversas actividades que, claramente, no son habituales en un citadino como yo. Sin dudas, un buen augurio para decir que a Ushuaia volveré para seguir disfrutando de las maravillas del fin del mundo.
SUSCRIBITE A NUESTRA NEWSLETTER!