Andalucía: ocho joyas deslumbrantes en el sur de España

0

Mar y sol, pinos, olivas y flores. Naturaleza, color, poesía y cante jondo. Pueblos blancos apacibles, campos de golf, desierto único en la zona mediterránea, gastronomía y alegría contagiosa. Andalucía y cada una se sus ocho provincias seduce al viajero con su paisaje único y el legado andalusí que le confiere un encanto inigualable.

Granada, mucho más que La Alhambra

La provincia de Granada atesora una gran cantidad y variedad de atractivos: la Alhambra, uno de los más bellos monumentos del mundo que ha sido inspiración para viajeros de todos los continentes, incluso para escritores como Washinton Irving, cuya obra remite directamente a este paisaje de belleza incomparable “Los cuentos de la Alhambra”.

Granada cuenta con una de las mejores estaciones de esquí de Europa: Sierra Nevada; y a poco más de una hora en coche, se puede cambiar la nieve por las playas de la Costa Tropical, con agradables temperaturas durante todo el año.

Esta diversidad de climas y paisajes permite a Granada ser uno de los destinos vacacionales más atractivos de España. Las posibilidades son múltiples en cualquier época del año: turismo cultural y monumental, rural y activo, de nieve y deportivo, de sol y playa.

Granada es una ciudad que cautiva los sentidos. La vista, con impresionantes monumentos como la Alhambra, la Catedral o los paisajes desde el mirador de San Nicolás, donde nunca faltan atardeceres al son de la guitarra y el cante. El olfato, con las calles perfumadas de jazmín del barrio del Albaicín. El oído, con el flamenco del Sacromonte. Y el gusto, con su gastronomía y sus tapas.

Para los amantes de la naturaleza, la provincia alberga cinco parques naturales y un parque nacional. La paz y la tranquilidad que se respiran en los pequeños pueblos de la Alpujarra invitan al visitante a quedarse para siempre.

La estación de esquí de Sierra Nevada se encuentra cerca de Granada. Sus 107 kilómetros de pistas y los magníficos equipamientos deportivos la convierten en uno de los mejores resorts invernales de España.

La Costa Tropical cuenta con 73 kilómetros de litoral que disfrutan de un envidiable microclima que permite cultivar mangos, aguacates y chirimoyas y proporciona agradables temperaturas.

El Poniente Granadino fue una tierra de frontera, hija del mestizaje de culturas, cristiana y mora, con un pasado milenario.

El Altiplano ocupa el noreste de la provincia y se eleva más de 1.000 metros sobre el nivel del mar. Su parte central, de impresionantes paisajes desérticos, está rodeada por un verde anillo de serranías.

Guadix y El Marquesado comparten con El Altiplano paisajes y la tradición de sus gentes de vivir bajo tierra, que ha dado lugar a los singulares hoteles en cuevas.

Almeria: el escenario soñado por las superproducciones de Hollywood

Su riqueza y diversidad la convierten en uno de los enclaves con más encanto de España. Almería es el lugar de Europa con mayor número de horas de sol al año. Sus agradables temperaturas (la media anual se sitúa en torno a los 19º C) y la de sus aguas aún en invierno, invitan a disfrutar de cualquier rincón de la provincia en cada estación.

Su característica más destacable es el cielo, casi siempre despejado y de un luminoso color azul. También las lluvias son escasas, siendo el Cabo de Gata el lugar donde menos llueve de la península ibérica. Asimismo, el desierto de Tabernas es, técnicamente, el único desierto árido del continente europeo y sus características naturales únicas lo han convertido en escenario del rodaje de multitud de películas.

Si por algo es famosa Almería no es sólo por sus increíbles paisajes y apacibles playas mediterráneas, sino por el cine. Su particular desierto se ha convertido en un hito de la cinematografía.  Escenario de rodaje de más de 300 filmes, desde el documental La alcazaba de Almería (1943) hasta la actual saga Juego de Tronos. Por un puñado de dólares; La muerte tenía un precio o El bueno, el feo y el malo, Una odisea en el espacio, Astérix en los Juegos Olímpicos, Indiana Jones y La última cruzada, son solo algunas de las numerosas producciones alumbradas en esta tierra árida llena de mística.

Cuna de enormes producciones, han pasado por aquí desde Clint Eastwood hasta Sean Connery o Sophia Loren. Tal es así que hoy cuenta con parques temáticos novedosos como Oasys y Fort Bravo, que permiten descubrir decorados de muchas de los western que se rodaron en tabernas, dando al visitante la sensación de estar en el Salvaje Oeste.

Jaén, paraíso interior

Tradicionalmente Jaén ha sido un sitio de paso y frontera de diferentes culturas milenarias. Pero la historia de Jaén se ancla en el tiempo remontándose a la prehistoria, con el origen de una economía arraigada a la tierra en torno al olivo, la mayor riqueza de esta tierra y que convierte a Jaén en la Capital Mundial del Aceite de Oliva.

Dentro de las experiencias turísticas, Oleoturismo Jaén es la primera productora mundial de aceite de oliva que ofrece al visitante el mejor escenario para conocer y degustar una variada oferta. Museos, almazaras, restaurantes especializados, alojamientos rurales, cortijos, fiestas, degustaciones y catas de aceite.

Entre los paseos imperdibles, las ciudades de Úbeda y Baeza, repletas de historia, son  “Patrimonio de la Humanidad”. Junto a Jaén capital, conforman el triángulo monumental del Renacimiento del Sur. Catedrales, iglesias, palacios y museos en un entorno urbano rodeado de paisaje del olivar jiennense, definen este destino turístico.

Además, en Úbeda está uno de los mayores legados judíos. Esta ciudad conserva el trazado de la antigua judería tras el Templo de Santa María de los Reales Alcazares y algunas casas judías en el Barrio de San Lorenzo donde es imprescindible la visita a la Sinagoga del Agua.

Otra particularidad de esta provincia es el astroturismo. Diez municipios de la Sierra Sur de Jaén tienen una oferta turística ligada a la observación de estrellas. Sierra Morena es la Reserva y el Destino Turístico Starlight más grande del mundo.

Jaén Cultura del Toro es un lugar privilegiado para adentrarse en la cultura taurina, dado que es uno de los territorios en España con más ganaderías de toros bravos en un paisaje singular rodeado de encinas y salpicado por enclaves de patrimonio minero. La visita a cualquiera de las ganaderías del producto turístico Jaén Cultura del Toro permite al visitante conocer al toro bravo en su hábitat natural. El templo de la historia taurina en la provincia es Linares y la histórica Plaza de toros de Santa Margarita. El Museo del Pósito y la Taberna Museo “El Lagartijo” exponen la historia taurina de la ciudad. La visita se puede combinar con noches musicales en las distintas peñas flamencas de la ciudad.

Málaga: playas y museos resplandecientes

Málaga, ciudad de origen fenicio conquistada por el imperio romano, vivió una de sus grandes progresos bajo dominio musulmán y tras la reconquista católica se construyeron los monumentos eclesiásticos más sobresalientes, entre ellos su Catedral.

En los últimos años, esta ciudad, capital de la Costa del Sol, se ha modernizado sin perder su esencia. Málaga cuenta con nada más y nada menos que 36 museos, en su mayoría ubicados todos dentro del Casco Histórico, que la convierten en una de las ciudades con mayor densidad de museos de todo el panorama internacional.

Entre los imperdibles está el Museo Picasso, originado por el deseo del genial pintor malagueño de tener un espacio expositivo en su ciudad natal. Considerado como el artista más importante del siglo XX, es un creador muy versátil que realizó obras en varias disciplinas.

Entre los más vanguardistas, el Centre Pompidou acoge muestras temporales y se ha convertido en un ícono de la ciudad con su estructura acristalada de colores.

El Museo de la Música presenta un recorrido etnográfico de la evolución, instrumentos e historia de los distintos lenguajes musicales del mundo. Didáctico y participativo, es ideal para ir en familia. Y si hablamos de recorrido familiar, tenemos que destacar al Museo Alborania-Aula del Mar.

Otros paseos urbanos clásicos son las caminatas al monte de 130 metros de altitud en torno al cual los fenicios fundaron la ciudad y desde el que se obtienen maravillosas vistas.

Playa, senderismo, rutas museísticas y circuitos de compras son parte de la variedad de actividades que debe incluir el paso por el animado Mercado de Atarazanas. Un espacio imperdible de auténtica gastronomía, en pleno casco urbano.

Un paseo excitante, fuera del circuito urbano, es la excursión al Caminito del Rey. Se trata de una pasarela peatonal de más de 3 kilómetros adosada a la roca en el interior de un cañón, con tramos de una anchura de apenas 1 metro y suspendido hasta 105 metros de altura sobre el río, en paredes casi verticales.

Costa del Sol

La Costa del Sol en los últimos años se ha transformado en una región abierta y cosmopolita. Hablar de shopping de grandes firmas en la Costa del Sol es hablar de Marbella y Puerto Banús. Esta zona, de gran crecimiento en las últimas décadas, se ha especializado en el turismo de élite ofreciendo las experiencias más lujosas y exclusivas.

La gastronomía de la provincia de Málaga es rica en variedad y sabores. El pescaíto frito, la porra antequerana, el espeto de sardinas, sopas perotas o de los siete ramales o el exquisito conejo a la rondeña son auténticos manjares característicos.

Un lugar ideal que garantiza un clima inmejorable aún en invierno. Sus playas y rincones llenos de color, sus emocionantes parques temáticos, sus acogedores y singulares pueblos blancos, sus puertos y restaurantes, cautivan a todo tipo de visitantes.

Córdoba, tres culturas e infinito legado

Situada en el interior de la Comunidad autónoma andaluza, Córdoba es un compendio de pasado y modernidad. Esta ciudad milenaria, declarada Patrimonio de la Humanidad, es un legado vivo de las diversas culturas que se asentaron en ella: cristiana, árabe y judía.

Pocos lugares en el mundo pueden presumir de haber sido capital de la Hispania Ulterior bajo el Imperio romano y capital del Califato de los Omeyas. Esplendor que, además, se palpa en la intelectualidad y conocimiento que ha dado a luz a figuras como Séneca, Averroes o Maimónides. Con patios encalados, coloridas callejuelas empedradas, monumentos históricos y una fascinante combinación de cultura musulmana, cristiana y judía, Córdoba ha sido un crisol que sigue resplandeciente.

La Mezquita-Catedral de Córdoba es el monumento más importante de todo el occidente islámico y uno de los más asombrosos del mundo. En su historia se resume la evolución completa del estilo omeya en España, además de los estilos gótico, renacentista y barroco de la construcción cristiana.

Otros clásicos a visitar son El Puente Romano, el Alcázar de los Reyes Cristianos, la Judería, la Plaza Corredera (donde está el mercado de Sánchez Peña) y el Palacio de Viana. A la hora de degustar platos típicos, las tabernas y mesones ofrecen flamenquín, salmorejo, berenjenas con miel de caña, boquerones fritos, siempre acompañados de un buen vino de Montilla-Moriles.

Otro de los atractivos de esta ciudad andaluza es la festividad de “Los Patios de Córdoba”, que vive su máximo esplendor durante cada primera quincena de mayo. Todos los propietarios de patios privados participantes en el concurso abren sus puertas para que los visitantes aprecien el cuidado y el colorido característico de este espacio singular.

La ciudad califal y conjunto arqueológico Medina Azahara que acaba de obtener el título de Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO, merece un paseo guiado. A partir de esta inclusión, Andalucía contará con 13 declaraciones de patrimonio, de las cuales nueve son de Patrimonio Mundial.  A ellas se suman tres más de Patrimonio Cultural Inmaterial, que son el flamenco, la mencionada Fiesta de los Patios de Córdoba y la revitalización del saber tradicional de la cal artesanal en Morón de la Frontera.

Sevilla: perfume de azahar en calles encantadas

Enclavada a orillas del río Guadalquivir, Sevilla es heredera de un rico legado árabe y de su condición de próspero puerto comercial con las Américas. La capital andaluza es alegre y bulliciosa en cada una de las calles y plazas que configuran su casco histórico, albergando un interesante conjunto de construcciones declaradas Patrimonio Mundial y barrios de hondo sabor popular, como el de Triana o La Macarena.

De callejuelas adoquinadas, los naranjos adornan cada rincón desprendiendo su característico aroma. La catedral, construida sobre la antigua mezquita, se encuentra rodeada por gitanas vendiendo romero o adivinando la suerte que son parte del paisaje más colorido.

Sevilla alterna entre arraigadas tradiciones y el despertar de una ciudad europea y cosmopolita que recibe a los viajeros con los brazos abiertos.

Otra buena excusa para acercarse a la capital hispalense son sus fiestas. Declaradas de Interés Turístico Internacional, la Semana Santa y la Feria de Abril reflejan la devoción y el folclore del pueblo sevillano, siempre abierto y cordial con el visitante. Pero Sevilla es mucho más, ya que es un buen punto de partida para recorrer toda la provincia a través de las más diversas rutas culturales, como la Ruta Bética Romana o la de Washington Irving.

Mas allá del casco urbano se podrá descubrir la enorme riqueza natural de una región que está a caballo entre dos continentes, con tesoros como el Parque Natural de Doñana (Patrimonio de la Humanidad y Reserva de la Biosfera por la UNESCO) o el Parque Natural de la Sierra Norte. Estos serán el marco ideal para la práctica de todo tipo de deportes al aire libre, incluidos el senderismo, los paseos a caballos o en bicicleta y el golf, con cuatro excelentes campos en las inmediaciones de la ciudad.

El parque de María Luisa es el primer parque urbano de la ciudad y cuenta con 34 hectáreas y variadas especies vegetales, convirtiéndose en uno de los principales pulmones verdes. Además, tiene integrada a la Plaza de España y de América, construidas para la Exposición Iberoamericana de 1929, un jardín público que constituye uno de los principales atractivos. Sus mayólicas revisten la estructura circular con escudos e identificaciones de las provincias españolas. Las farolas, puentes y canales navegables le otorgan aún más encanto al lugar.

Pese a sus treinta siglos de historia, Sevilla es una excitante capital europea donde predominan los espacios peatonales, las bicicletas, el diseño urbano y la sostenibilidad.

Recientemente, la revista Lonely Planet ha designado a Sevilla, como la ciudad número 1 para visitar en 2018.

Huelva: la cuna del jamón ibérico

En la desembocadura del río Odiel se asienta Huelva, ciudad andaluza de antigua tradición minera y testigo de acontecimientos históricos tan importantes como el descubrimiento de América.

Huelva, la más occidental de las capitales andaluzas, fue hace más de 2.500 años centro de la civilización tartesia y destacado enclave mercantil. En 1492 Cristóbal Colón emprendió desde estas tierras el primero de sus viajes al Nuevo Mundo.

Entre los edificios religiosos más importantes de Huelva se encuentra la Catedral de la Merced (s. XVIII). En la parte más antigua del casco urbano se ubica la iglesia de San Pedro. Este templo fue construido en el siglo XVI en estilo gótico-mudéjar, sobre los restos de una antigua mezquita.

El pasado colombino de Huelva y su provincia es recordado cada año a través de un calendario de eventos y fiestas que hacen referencia a las tierras del otro lado del Atlántico: las Fiestas Colombinas, el Festival Iberoamericano de La Rábida, los actos del 12 de octubre, día de la Hispanidad y el Festival de Cine Iberoamericano (que este año inaugura su 43ª edición).

La provincia onubense ofrece una gran variedad de posibilidades turísticas, siendo la naturaleza en estado virgen uno de sus mayores patrimonios.

Huelva dispone de algunas de las mejores playas del litoral andaluz y más de 120 km de costa con playas amplias y extensas, de arenas blancas y rodeadas de un entorno natural y de tranquilidad. Punta Umbría, Isla Cristina o el importante centro turístico de Matalascañas, son algunas de las más destacadas.

Dentro de la amplia oferta hotelera de la costa, hay que destacar los Paradores de Ayamonte y Mazagón. Otra opción es visitar el Parque Nacional de Doñana, uno de los ecosistemas más importantes y singulares de toda España.

El producto más conocido de la gastronomía onubense es el Jamón de Huelva, reconocido con denominación de origen propia. De las tierras del interior de la provincia también proceden embutidos de excelente calidad. En la franja litoral son típicos los pescados y mariscos, base para la elaboración de platos como el atún con tomate y encebollado, las almejas con arroz, la corvina con arroz o los chocos (sepia) con arroz y habas. Moguer, la comarca del Condado de Huelva, da nombre a la denominación de origen bajo la cual se etiquetan los vinos de esta provincia.

Cádiz: la luminosa ciudad más antigua de occidente

Fundada hace unos 3.000 años por los fenicios, Cádiz es la ciudad más antigua de Occidente. Los diferentes pueblos que aquí se asentaron dejaron una impronta cultural que perdura en el carácter de los gaditanos. Esta península, en pleno litoral atlántico conocido como La Costa de la Luz, ha sabido conservar un importante legado histórico, fruto de su importancia comercial, junto a excelentes playas y una exquisita cocina regional.

Cádiz sale de algún modo de la ruta clásica andaluza y sorprende a quien ansía ver más allá.

Para llegar a la “Tacita de Plata” se debe cruzar un gran puente, ya que en sí mismo es una ciudad-isla rodeada por mar y a su vez por murallas forjadas a lo largo de los siglos para defenderla de piratas, corsarios y las armadas más potentes de Europa.

Con un vasto pasado que la convierte en la ciudad más antigua de Europa, su casco histórico es una joya de los siglos XVIII y XIX, época en que rebozaba de riqueza, cultura y protagonismo político al convertirse en capital del imperio español, mientras el resto de la península estaba ocupada por las tropas napoleónicas.

Pasear por sus calles estrechas, adoquinadas, cargadas de historia pero llenas de vida, bares de tapas y mercados con productos del mar, es toda una experiencia para los sentidos.

Dicen que es un trozo del Caribe situado en el sur de Europa. Más bien fue Cádiz quien trasladó parte de su fisonomía a La Habana, San Juan de Puerto Rico o Cartagena de Indias. Para los amantes del sol, en la franja de más de 100 km que va desde la capital hasta el Estrecho de Gibraltar están algunas de las mejores playas de Europa:  Sancti Petri, con grandes urbanizaciones de lujo y campos de golf, los pueblos marineros de Conil, Barbate, Zahara de los Atunes; la joya de Vejer, considerado uno de los pueblos más bonitos de España y las playas vírgenes de Bolonia, con ruinas romanas incluidas, o la meca de los surfistas en Tarifa.

Actualmente se puede visitar la Torre Tavira, donde el vigía de la ciudad observaba la llegada de las flotas procedentes de América y donde el general San Martín (residente en Cádiz desde los 8 años) seguramente divisó en alguna ocasión la llegada de las tropas francesas. Desde allí también se puede contemplar la ruta de los Pueblos Blancos, un rosario de pequeños pueblos que deslumbran por su blancura sobre el intenso verde de la Sierra de Cádiz.

Perderse por pueblos de fantasía como Grazalema, Zahara de la Sierra, Benamahoma o Setenil de las Bodegas es entrar en un reino desconocido a los sentidos. Para terminar el paseo, nada mejor que disfrutar de los intensos aromas de los afamados mundialmente vinos de Jerez, en una de las muchas bodegas a visitar en la ciudad de los vinos, los caballos y el flamenco.

La provincia de Cádiz no ofrece un monumento icónico atiborrado de turistas porque la provincia es en sí misma un monumento, un pequeño continente en miniatura que sorprenderá a cualquier viajero que se salga de las rutas clásicas.

www.spain.info/es

Fotos: shutterstock.com

Please follow and like us:
Share.

About Author

Comments are closed.

Suscribite!