Revire – Brasas Bravas

0

Corrientes casi 9 de julio, zona mítica si las hay. Y no sólo porque nos encontramos a metros del Obelisco, ícono absoluto de la ciudad de Buenos Aires, sino porque la “calle que nunca duerme” (como también se la conoce a Corrientes) fue testigo de la época de oro del Tango y desde entonces librerías, teatros, bares y pizzerías son parte del paisaje clásico. Hasta hoy, porque Revire viene a marcar un nuevo hito en esta famosa avenida a fuerza de un ambiente acogedor, servicio de alta calidad y carnes asadas con un distintivo toque gourmet.

Ya desde la puerta uno entiende que Revire no es la clásica parrilla a la que todos estamos acostumbrados. Un frente adornado con plantas en cultivo vertical y un patio con barra que antecede el salón y donde se puede disfrutar de un buen trago y una tabla de manjares asados para ir picando, hablan de una propuesta gastronómica y social totalmente distinta. Es posible que ello se vea acentuado por el público que frecuenta Revire desde su apertura en abril de este año, donde se mixturan los locales con los extranjeros que visitan la ciudad, los oficinistas con la gente de teatro, conformando un público cosmopolita que aporta al espíritu propio del lugar.

Pero toda esta introducción que hemos dado carecería de sentido si al sentarse a la mesa no pudiéramos comprobar que Revire sube la vara a la categoría “parrillas”. Para empezar, es preciso mencionar que el nuevo restaurante posee frigoríficos propios, algo que tal vez a muchos les suene a dato anecdótico pero que al probar un ojo de bife con hueso de 600 g o el Asado Revire (dos platos imperdibles) cobra verdadera dimensión.

Y es justamente ese asado el que da la pauta y marca hasta qué punto este restaurante es capaz de deslumbrar al comensal con nuevas cocciones y sabores. El Asado Revire es cocido y ahumado en horno durante cuatro horas para luego terminar su cocción sobre las brasas. ¿El resultado? Una verdadera exquisitez.

Revire cuenta además con otras opciones de platos dentro de su carta, como las pastas caseras (no hay que dejar de probar los Sorrentinos de ternera), el pastel de cordero al coriandro (braseado durante cuatro horas) con puré de batatas, o las minutas clásicas pero con un touch especial. Claro que para disfrutar de la carne es preciso contar con buenos vinos y en ese sentido Revire también cumple con creces, ya que ofrece una cava con distinguidos etiquetas nacionales e importadas.

No hay que dejar de lado los postres en la visita a este nuevo hito de la calle Corrientes. Irse sin probar la Copa Triple (frambuesa, durazno y merengue con helado de crema americana y crema batida) o esos Profiteroles bien argentos (rellenos de helado de crema americana con dulce de leche y semifreddo de yerba mate, merecen ser probados.

Como dijimos, Revire sorprende con su propuesta a metros del Obelisco. Por ahora, porque afortunadamente promete franquiciar el modelo. Así que solo nos queda esperar que los locales se reproduzcan en las principales ciudades de nuestro país y del mundo para que la carne argentina se disfrute como Dios manda. O como manda Revire.

Corrientes 1124 · 4381-4519

Please follow and like us:
Share.

About Author

Comments are closed.

Suscribite!